El maestro enseña a sus pupilos

4 05 2009

Es un depredador. Un tigre de bengala. Si ve una pieza, la caza. Siempre quiere demostrarse a sí mismo que tiene las garras intactas para vencer a cualquiera. Que su agilidad es la misma que hace doce años, cuando se adjudicó su primer Mundial, en 125. Hoy es más viejo, 30 años, y le cuesta más, pero no ha perdido esa turgencia de sus músculos para tumbarse con la moto y obtener unas milésimas de rédito en cada vuelta, en cada curva, en cada frenada. Rossi vio que Pedrosa se fugaba en solitario y se puso el mono de trabajo cualificado.
Primero superó a Lorenzo, luego adelantó a Stoner y, cuando calculó que Dani se encontraba a segundo y medio de distancia, atacó como si nunca hubiera ganado un campeonato. Y lleva ocho. Desde que presenció el colín de la Honda, supo que iba a vencer. Por eso es el mejor.

Superó a sus tres rivales

Es el número uno porque nadie es capaz de ver el bosque por encima de los árboles cómo él lo hace. Su manera de afrontar a Jorge y Casey para impedir la fuga definitiva de Dani fue magistral. Es el mejor porque su facilidad para dejar atrás a los oponentes no tiene parangón. Es el número uno porque sus interiores son inigualables. Da igual que enfrente se encuentren Lorenzo, Stoner o Pedrosa. Introduce la Yamaha en el sitio imposible y los deja pasmados. Es el número uno porque todos saben lo que va a hacer, cómo lo va a hacer y son incapaces de impedirlo. Es el mejor porque después de colocarse en cabeza sabe adquirir la ventaja suficiente para triunfar. Dani intentó seguirle y tiró la toalla. El ritmo era inaguantable.

Es el número uno porque corre como un robot y es un genio. Es difícil limar una centésima de segundo en cada giro sin morir de ansiedad. Lo consigue como si tuviera un reloj en la testa. La diferencia es que su reloj posee una maquinaria latina que inyecta toques de grandeza dentro de un crono perfecto.

Es el número uno porque ya escuchaba que no era el mismo, que no ganaba desde Malasia 08 y reaccionó con la confianza de los campeones. Puso el imperio en hora.
Es el mejor porque acumula 98 himnos en su honor y este domingo volvió a comentar que Giacomo debe reaparecer, porque su plusmarca está en vilo. Nadie se burló cuando en 2007 dijo que perseguía ese récord. Sus ironías las confirma con hechos. Es el número uno porque el campeonato gira en torno a lo que Valentino haga o no haga. Este domingo celebró su octavo éxito en la ‘catedral’, pero su leyenda no tiene fronteras.

Lorenzo se cayó al intentar alcanzar a Stoner para luchar por la tercera plaza. No hizo valer su ‘pole’. Rossi reaccionó al ver las orejas al joven lobo de Yamaha. Dejó claro que los chavales que pretenden su reino deberán sufrir para derrocarle. Es el número uno porque pelea solo ante el peligro. De la edad.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: