Cada día puede ser un gran día, pero hay días más grandes todavía…

12 11 2010

Hace algún tiempo, pedía un daiquiri blues

El martes, al fin, pude disfrutar de uno, en el Teatro Principal de Zaragoza.

Resulta difícil encontrar en los tiempos que corren en la música, un artista ya no comprometido con lo que hace (que también) sino con la propia música. Más complicado todavía es asistir a un concierto de dos horas en el que se pase del sonido del piano al blues y de allí al rock pasando por diferentes géneros sin que chirríe la propuesta. Quique González es un artista comprometido. Con la música, con su público, y sobre todo, con lo que cree y con el esfuerzo que conlleva vivir de la música. El madrileño convirtió el martes el Teatro Principal en su Daiquiri blues (nombre de su último trabajo), en su pub musical.

Y lo hizo como mejor sabe hacerlo, envolviendo la atmósfera para que el público no tuviera más remedio que caer entregado. Empezó él solo en el piano interpretando Algo me aleja de ti y Aunque tú no lo sepas para que los músicos se fueran incorporando poco a poco al escenario. Y es ahí donde la propuesta de Quique González empezó a coger altos vuelos. Con la inestimable ayuda de sus dos backliners, Quique (y su banda) cogían el instrumento que se adecuaba más en cada tema para interpretar canciones como Daiquiri blues, Cuando estés en vena, Hasta que todo encaje, Nadie podrá con nosotros y La luna debajo del brazo (ya en los bises) por nombrar algunas de su último trabajo que puso en escena.

Pero inevitablemente (porque Daiquiri blues es quizá un disco más pausado destinado a ser escuchado en plenitud y no en la vorágine de un concierto), el punto álgido de su actuación llegó cuando el madrileño empezó a interpretar las canciones de sus anteriores trabajos. No podían faltar Vidas cruzadas, Kamikazes enamorados, Avería y redención, La ciudad del viento y Salitre, entre otros. Y tan cómodo estaba Quique González sobre el escenario que le apeteció tocar Pequeño rock and roll, no incluida en el set list, que aprovechó para dedicar a Bunbury. Fue ya en la recta final de un concierto que cerró con Cuando éramos reyes, un tema que casi nunca toca en directo, en la que recordó a Guille Martín. [El Periódico de Aragón]

 

Y mi admiración por Quique González, inevitablemente, cada día es mayor.

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: