Felicity Wishes

25 11 2011

Si ahora tuviese 5 años y alguien me preguntara cual es mi personaje de libro favorito diría ¡¡Valeria Varita!! sin dudarlo.

En los últimos meses han pasado por mis manos más de 2500 libros infantiles, así que puedo permitirme el lujo de cambiar la pregunta. Y cuando alguien me pregunte cuál es mi libro infantil favorito a mis 23 años diré  ¡¡Valeria Varita!! 

Anuncios




Tú, que duermes a mi lado no quieres despertar hasta que salga el sol.

7 02 2011

Yo sonrío y me levanto sin desayunar, me meto en cualquier bar, la cuenta está al llegar.

Cuando un grupo te gusta lo normal, y un buen día descubres que tienen una canción que lleva el mismo título que un libro de uno de tus escritores favoritos, ese grupo pasa a gustarte más de lo normal. Es lo que me ha pasado a mi con Lori Meyers y Ray Lóriga. Tokio ya no nos quiere es el título del libro y de la canción.

Tokio ya no nos quiere, el libro, es un viaje a un futuro no muy lejano en el que una de las drogas legales es un producto químico que permite borrar de la memoria los recuerdos no deseados. En un mundo en el que se ha descubierto la vacuna contra el sida, el protagonista viaja desde Arizona al sudeste asiático envuelto en situaciones en las que el placer es la única norma.
Tokio ya no nos quiere es un libro de viajes, una novela sobre el amor, un relato onírico y lisérgico, un texto contra la memoria y la esperanza que nos describe un mundo en el que los humanos son extranjeros de sí mismos y el miedo lo ocupa todo.

Tokio ya no nos quiere, la canción, es esta:

Tú, que duermes a mi lado no quieres despertar hasta que salga el sol.  Dormir juntos los dos, si somos diferentes no te lo crees ni tú, hasta que salga el sol.  Tú, que duermes a mi lado no quieres despertar hasta que salga el sol.   Si te quieres venir que sea porque no te da igual.  Si te quieres venir ahora ya no hay vuelta atrás.  Yo, sonrío y me levanto, sin desayunar me meto en cualquier bar, la cuenta está al llegar.   Te llamo desde un barco y tardas en bajar. No me hagas sufrir más.





-¿Te marchas sin un solo beso?

28 12 2009

Comienza leyendo aquí.

Oscurecía cuando oyó unos pasas delante de su puerta. Llamaron. Buttercup se secó los ojos. Volvieron a llamar.
-¿Quién es?- preguntó finalmente Buttercup con un bostezo.
– Westley.
Buttercup se repantingó en la cama.
-¿Westley?- preguntó-. Conozco yo a algún West… ¡Ah, sí, muchacho, eres tú, qué gracioso! –Se dirigió a la puerta, corrió el cerrojo y con un tono más afectado, le dijo-: Me alegro mucho de que hayas pasado por aquí, porque me he sentido fatal por la broma que te gasté esta mañana. Claro que ni por un momento pensaste que iba en serio, al menos creí que lo sabrías, pero después, cuando empezaste a cerrar la puerta, por un terrible instante creí que tal vez había llevado demasiado lejos la broma, pobrecillo, podrías haber creído que te decía en serio lo que te dije, aunque ambos sabemos que es imposible, que eso llegue a ocurrir nunca.
-He venido a despedirme.
El corazón de Buttercup dio un vuelco, pero ella continuó con el tono afectado.
¿Quieres decir que te vas a dormir y que has venido a darme las buenas noches? Qué atento de tu parte, muchacho, demostrarme que me has perdonado por la broma de esta mañana; agradezco tu delicadeza y…
-Me marcho- la interrumpió.
-¿Te marchas?- El suelo comenzó a estremecerse. Ella se aferró al marco-. ¿Ahora?
-Sí.
-¿Por lo que te dije esta mañana?
-Sí.
-Te he asustado, ¿verdad? Me tragaría la lengua. –Meneó la cabeza una y otra vez-. De acuerdo, pues; has tomado una decisión. Pero ten presente una cosa: cuando ella haya acabado contigo, no te aceptaré, aunque me lo supliques.
Él se la quedó mirando.
[…]
Westley también sacudió la cabeza y le dijo:
-Supongo que nunca has sido la más brillante.
-¿Me amas, Westley? ¿Es eso?
No podía dar crédito a sus oídos.
-¿Que si te amo? Dios mío, si tu amor fuera un grano de arena, el mío sería un universo de playas. Si tu amor fuera…
[…]
-Durante todos estos años he permanecido en mi choza por ti. He aprendido idiomas por ti. He fortalecido mi cuerpo porque creí que podría halagarte con un cuerpo fuerte. He vivido toda la vida rogando por que llegase el día en que te fijaras en mí. En estos años, cada vez que posaba en ti mis ojos, el corazón me latia desbocado en el pecho. No ha pasado ni una sola noche sin que me durmiera viendo tu rostro. No ha pasado ni una sola mañana sin que tu imagen aleteara tras mis párpados al despertar… ¿Has logrado entender alo de lo que acabo de decirte, Buttercup, o prefieres que siga?
-No pares nunca.
-No ha pasado…
-Westley, si me estás tomando el pelo te mataré.
-¿Cómo puedes soñar si quiera que te esté tomando el pelo?
[…]
-Ahora sí me estás tomando el pelo, ¿verdad?
-Puede que un poco; hace mucho tiempo que te lo digo, pero tú no querías escucharme. Cada vez que tú me decías: “Muchacho, haz esto”, te parecía que yo te contestaba: “Como desees”, pero era porque no me oías bien. “Te quiero” era lo que en realidad te decía, pero tú nunca me escuchaste, jamás.
-Te oigo ahora y te prometo una cosa: nunca amaré a otro. Sólo a Westley. Hasta que muera.
Él asintió y dio un paso atrás.
-Pronto enviaré a alguien a buscarte. Créeme.
[…]
-¿Te marchas sin un solo beso?
Se abrazaron.
Ha habido cinco grandes besos desde el año 1642 a. de C.: cuando el descubrimiento accidental de Saúl y Dalila Korn se propagó por la civilización occidental. […] La estimación exacta de los besos es algo terriblemente difícil de realizar, y a menudo provoca grandes controversias, porque si bien todos coinciden en la fórmula de afecto, pureza, intensidad y duración, nadie se ha sentido nunca completamente satisfecho con la importancia que ha de darse a cada elemento. Cualquiera que sea el sistema de estimación empleado, existen cinco besos que todos consideran merecedores de la máxima puntuación.
Pues bien, éste los superó a todos.





Cada libro…

24 10 2009

Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma.  El alma de quien lo escribió,  y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él.  Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte.

La sombra del viento, Carlos Ruíz Zafón





Frank McCourt

27 07 2009

Frank McCourt by Alex Waterhouse-Hayward-725699Hace unos días moría Frank McCourt.

Murió el pasado 19 de julio, a los 78 años de edad, como consecuencia de un cáncer de piel, complicado con otras afecciones.

Frank McCourt fue el hombre que escribió dos de los libros que más me han gustado al leerlos: Las cenizas de Ángela y Lo es.

Las cenizas de Ángela cuenta la infancia del propio autor, Frank McCourt desde su nacimiento en Brooklyn, New York en 1930, como primer hijo de Malachy y Angela McCourt. A la familia pronto se le sumaron varios hijos más: Malachy en 1931, los gemelos Oliver y Eugene en 1933, y una hermana, Margaret, en 1934. Tras la muerte de la pequeña Margaret con tan solo unas semanas de vida, sus padres deciden volver a su nativa Irlanda. Allí mueren también los dos gemelos, y nacen otros dos hijos, Michael (1936) y Alphie (1940).

La vida en Irlanda, y especialmente en Limerick, no era fácil en aquella época (años 30 y 40), y el libro la recoge con crudeza. La familia McCourt vive en una casucha minúscula en una callejuela sucia, con una sola bombilla y conviviendo con las pulgas y los chinches, y comparten una única letrina con sus demás vecinos. El padre, vago y alcohólico, apenas logra mantener ningún trabajo, y cuando lo hace es solo para poder comprar más bebida. Así, la familia se ve obligada a vivir de la caridad, subsistiendo principalmente a base de té y pan.

El padre de Frank consigue finalmente un empleo durante la Segunda Guerra Mundial, en una planta de defensa en Coventry (Inglaterra), pero pronto deja de enviar dinero a su familia, que depende únicamente de lo que logra obtener la madre de Frank, sin trabajo y con escasa ayuda de sus familiares, que no aprueban su matrimonio con un norirlandés. Los hermanos mayores, Frank y Malachy, comienzan a ayudar en lo que pueden, recogiendo trozos de carbón o madera de las calles, hasta que el joven Frank cae enfermo, con tifus y conjuntivitis. Poco después, la familia se ve obligada a abandonar su casa e irse a vivir con un familiar lejano que no siente ninguna simpatía por ellos. Frank consigue poco después sus primeros trabajos como repartidor de telegramas, y comienza a soñar con la posibilidad de volver algún día al lugar donde nació, los Estados Unidos. De hecho, el libro termina cuando Frank consigue ver cumplido este sueño, embarcándose para América a la edad de 19 años.

Lo es es la continuación de Las cenizas de Ángela. Cuenta la historia de Frank McCourt cuando tiene diecinueve años y marcha a Nueva York. Allí vive muchas experiencias y tiene que arreglárselas él solo para salir adelante. En el libro se cuentan los trabajos que tuvo que hacer, los cambios de piso frecuentes, las novias, la época en que tuvo que hacer el servicio militar, sus problemas de salud, las ganas que tenía de entrar en la universidad y el modo en que lo consigue finalmente, los reencuentros con su familia, los prejuicios que la gente tiene con él por ser irlandés y, en definitiva, todas sus aventuras en esta ciudad.

Escribió también otro libro autobiográfico de su etapa como profesor, titulado El profesor; y otro libro,un cuento de navidad, titulado Ángela y el niño Jesús.

Y después hicieron la pelicula, titulada Las cenizas de Ángela.  Personalmente, al igual que los libros, la pelicula también me gustó mucho.

Sin embargo, pese al éxito obtenido con sus libros autobiográficos, Frank McCourt continuaba con un inevitable atisbo de resquemor y amargura.  En una ocasión había dicho:

“Si no hubiera sido por el alcoholismo mi padre hubiera sido un padre perfecto y mi madre, que cantaba canciones de amor sobre él hasta cuando había poco dinero, hubiera sido feliz. Me atormenta pensar en las posibilidades de lo que hubiera podido ser”.





Libros, libros, libros

23 04 2009

dscn02541

El día 23 de abril en Francia es como el día 13 de febrero en España…o sea, un día normal y corriente.

Pero, recordando que hoy es el día del libro en Zaragoza, y acordándome de que el Paseo Independencia estaría lleeeeeno de libros, libreros, gente que compra, gente que mira, gente que se pasea, rosas y borrajas, tenía que pasarme por una librería hoy.

Y eso es lo que he hecho cuando volvía para casa: pasarme por la Librairie Deloche de Montauban.

Así que estas son mis dos adquisiciones de hoy: Champs de Castille de Antonio Machado y Je l´aimais de Anna Gavalda.

De acuerdo, miento, uno es un libro que me han prestado…

El otro ha sido un impulso comprador al verlo (Campos de Castilla en francéssss!!)

¡¡Felíz día del libro, de Aragón y de San Jorge!! ¡Felíz día de aniversario de la muerte de Shakespeare! ¡Y felíz día del aniversario del funeral de Cervantes!

Y de regalo, poemica en francés!

XXXII

Les braises d´un crepuscule mauve

fument derrière les noirs cyprès…

Sous la gloriette ombragée, la fontaine

avec son Amour ailé et nu, de pierre,

et qui rêve, muet. Dans la vasque de marbre

repose l´eau morte.





Tres metros sobre el cielo

12 06 2008
Empecé a leer este libro porque me gustó la historia que lo rodeaba. Se publicó por primera vez en el año 1992, en una edición mínima pagada por el propio autor que se agotó rapidamente. Tras esto, fue fotocopiado una y otra vez, y circuló de mano en mano hasta que en 2004 volvió reeditarse y se convirtió en un auténtico éxito de ventas en Italia.

Cuenta la historia de amor entre Step y Babi. Step (Stefano) es un adolescente que, aunque terminó el colegio con buenas notas, no continuó estudiando, y tampoco trabaja. Debido a unos hechos pasados se convierte en un chico violento cuyas únicas pasiones son las motos, el gimnasio y la violencia. Babi es una chica que está haciendo el último curso del colegio. No es una empollona, pero siempre ha ido bien en los estudios y nunca ha dado problemas en casa. Pertenece a una familia acomodada y es muy responsable, aunque muy influenciable e inocente a la vez.

Cuando se conocen, Babi no soporta a Step, y el no deja de fastidiarla. Pero rapidamente acaban enamorados y, logicamente, con problemas. Los padres de Babi no aceptan que su hija salga con un tipo tan violento. Además Babi empieza a comportarse de forma irresponsable, discute a menudo con sus padres, y hace escapadas con Step.

El mejor amigo de Step es Pollo, un chico como él, algo más loco e irresponsable, que sale con Pallina, que es la mejor amiga de Babi. Pallina es despistada e irresponsable, buena amiga y buena persona pero se deja llevar por el mal camino con facilidad, arrastrando a él a quien haga falta.

Otros personajes que aparecen en el libro son Paolo, el hermano de Step, que es todo lo contrario que él; y Daniela, la hermana pequeña de Babi, y que se podría definir como la típica adolescente en plena edad del pavo.

Es un libro divertido, triste al final, y rápido de leer ya que engancha desde el principio. Por supuesto, es absolutamente recomendable.

– ¡Estás loco!
– ¡Lo sé!
– Soy felíz. Jamás me he sentido tan bien, ¿y tu?
– ¿Yo? – Step la abraza con fuerza-. Estoy de maravilla.
– ¿Hasta el punto de llegar a tocar el cielo con un dedo?
– No, así no.
– ¿Ah, no?
– Mucho más. Al menos tres metros sobre el cielo.

[…] Babi aún está medio dormida y distraída cuando lo ve. Apenas puede creerlo. En lo alto, por encima de los demás, sobre la blanca columna del puente, un graffiti domina al resto, imborrable. […] Está allí, en lo alto, inalcanzable. Allí adonde solo llegan los enamorados: Tu y yo…Tres metros sobre el cielo“.
.

Hay una segunda parte, titulada “Tengo ganas de ti”, y también se ha hecho película de ambos libros. El autor ha sido toda una revelación en Italia, y hace relativamente poco tiempo publicó su último libro, titulado “Perdona si te llamo amor“.