La mecánica del corazón

5 04 2012

Primero, no toques las agujas de tu corazón. Segundo, domina tu cólera. Tercero y más importante, no te enamores jamás de los jamases. Si no cumples estas normas, la gran aguja del reloj de tu corazón traspasará tu piel, tus huesos se fracturarán y la mecánica del corazón se estropeará de nuevo.

La mecánica del corazón, Mathias Malzieu.





Parfum exotique

29 01 2012

Quand, les deux yeux fermés, en un soir chaud d’automne,
Je respire l’odeur de ton sein chaleureux,
Je vois se dérouler des rivages heureux 
Qu’éblouissent les feux d’un soleil monotone;

Une île paresseuse où la nature donne
Des arbres singuliers et des fruits savoureux;
Des hommes dont le corps est mince et vigoureux,
Et des femmes dont l’œil par sa franchise étonne.

Guidé par ton odeur vers de charmants climats,
Je vois un port rempli de voiles et de mâts
Encor tout fatigués par la vague marine,

Pendant que le parfum des verts tamariniers,
Qui circule dans l’air et m’enfle la narine
Se mêle dans mon âme au chant des mariniers.

Una vez, un amigo francés me dijo que le encantaba Baudelaire. A mi me encanta la poesía, y hace ya algunos años que tengo en mi estantería Les Fleurs du Mal.   A veces me acuerdo de gente que conocí, que aprecié (y aprecio)  mucho, y que aun así, es probable que no vuelva a ver. Hoy le ha tocado el turno a este amigo francés que me dijo que le encantaba Baudelaire.





Yo en cambio aprendí que la vida se pasa volando.

1 06 2011

… Pero si se teme el mañana es porque no se sabe construir el presente, y cuando no se sabe construir el presente, uno se dice a sí mismo que podrá hacerlo mañana y entonces ya está perdido porque el mañana siempre termina por convertirse en hoy, ¿lo entendeis?

De modo que sobre todo no hay que olvidarlo. Hay que vivir con la certeza de que envejeceremos y que no será algo bonito, ni bueno, ni alegre. Y decirse que lo que importa es el ahora: construir, ahora, algo, a toda costa, con todas nuestras fuerzas. (…) Escalar paso a paso cada uno su propio Everest y hacerlo de manera que cada paso sea una pizca de eternidad.

Para eso sirve el futuro: para construir el presente con verdaderos proyectos de seres vivos.

Gran libro L´élégance du hérisson (La elegancia del erizo) de Muriel Barbery.





Volver

24 03 2011

De adulta, he reconocido con frecuencia ese legado tan peculiar que el tiempo otorga al viajero: el anhelo de ver un lugar por segunda vez, de encontrar de manera deliberada aquello con lo que nos topamos en alguna ocasión anterior, para volver a capturar la sensación del descubrimiento. A veces, buscamos de nuevo un lugar que  ni siquiera es notable en sí mismo.  Lo buscamos porque lo recordamos, así de sencillo. Si  lo encontramos, todo es diferente, por supuesto. La puerta tallada a mano sigue en su sitio, pero es mucho más pequeña. Hace un día nublado en lugar de glorioso. Es primavera en vez de otoño. Estamos solos y no con tres amigos. O todavía peor, estamos con tres amigos en lugar de solos.

La historiadora, Elisabeth Kostova





Y en un laberinto me encuentro perdido…

21 03 2011

Hoy, 21 de marzo es el Día Mundial de la Poesía.

Y para celebrarlo, compartiré la primera poesía que recuerdo haber leído, allá por mi primera década de vida.  Es de Antonio Machado, por supuesto.

La plaza tiene una torre,
la torre tiene un balcón,
el balcón tiene una dama,
la dama una blanca flor.
Ha pasado un caballero
-¡ quién sabe por qué pasó !-,
y se ha llevado la plaza,
con su torre y su balcón,
con su balcón y su dama
su dama y su blanca flor.
Para tu ventana
un ramo de rosas me dio la mañana.
Por un laberinto, de calle en calleja,
buscando, he corrido, tu casa y tu reja.
Y en un laberinto me encuentro perdido
En esta mañana de mayo florido.
.
Y el dibujo, un collage  de Ana Porras, artista plástica.






Ni d´Ève ni d´Adam

1 03 2011

Je baptise l´avion Pégase.   La musique de Liszt a multiplié ma joie par mille.    J´ai vingt-trois ans et je n´ai encore rien trouvé de ce que je cherchais. C´est pour ça que la vie me plaît. Il est bon, à vingt-trois ans, de ne pas avoir découvert son chemin.

Ni d´Ève ni d´Adam, Amélie Nothomb





Enero

11 01 2011

He habitado en un nombre. De repente
la ciudad que me hizo se deshace,

excluye de su tiempo mi experiencia.
Nunca las calles nuevas son caminos,

sólo imágenes rotas, fortalezas,
edificios que guardan en sus ojos

órdenes de silencio. ¿Dónde estoy?
¿Son recuerdos heridos? ¿Y por dónde

corre el coche que acabo de comprarme?

Luis García Montero