No hay más eternidad que este instante

24 01 2010

El viento que tensa mis velas
La lluvia en tus ojos llorando naufragios
Peligro que salva
¡Ay! Cuando no te escucho
No sé la diferencia
Entre morir o estar vivo.
Deseo: Cartografía imposible (Dr D)

Desde la página web de Doctor Deseo nos informan de que en marzo de este año podremos disfrutar de un nuevo disco:

Deseo: Cartografía imposible.

Mientras tanto, escucharemos sus ya conocidísimas canciones… Suspira y conspira

“No importa mucho que seamos calvos,
no importa mucho que tengas celulitis ni que tengas tripa,
joder, ahora vamos a tener que dar alguna talla?
somos otra cosa más hermosa y más golosa,
sin pasarme de hippie pero somos otra cosa más hermosa,
por mucho que nos digan que lo hacemos todo fatal no es verdad…”

Anuncios




El teléfono fijo…

13 08 2009

… camino a la extinción.

Red-Rotary2





Dani Jarque…

9 08 2009

n_rcd_espanyol_daniel_jarque_gonzalez-4758





Frank McCourt

27 07 2009

Frank McCourt by Alex Waterhouse-Hayward-725699Hace unos días moría Frank McCourt.

Murió el pasado 19 de julio, a los 78 años de edad, como consecuencia de un cáncer de piel, complicado con otras afecciones.

Frank McCourt fue el hombre que escribió dos de los libros que más me han gustado al leerlos: Las cenizas de Ángela y Lo es.

Las cenizas de Ángela cuenta la infancia del propio autor, Frank McCourt desde su nacimiento en Brooklyn, New York en 1930, como primer hijo de Malachy y Angela McCourt. A la familia pronto se le sumaron varios hijos más: Malachy en 1931, los gemelos Oliver y Eugene en 1933, y una hermana, Margaret, en 1934. Tras la muerte de la pequeña Margaret con tan solo unas semanas de vida, sus padres deciden volver a su nativa Irlanda. Allí mueren también los dos gemelos, y nacen otros dos hijos, Michael (1936) y Alphie (1940).

La vida en Irlanda, y especialmente en Limerick, no era fácil en aquella época (años 30 y 40), y el libro la recoge con crudeza. La familia McCourt vive en una casucha minúscula en una callejuela sucia, con una sola bombilla y conviviendo con las pulgas y los chinches, y comparten una única letrina con sus demás vecinos. El padre, vago y alcohólico, apenas logra mantener ningún trabajo, y cuando lo hace es solo para poder comprar más bebida. Así, la familia se ve obligada a vivir de la caridad, subsistiendo principalmente a base de té y pan.

El padre de Frank consigue finalmente un empleo durante la Segunda Guerra Mundial, en una planta de defensa en Coventry (Inglaterra), pero pronto deja de enviar dinero a su familia, que depende únicamente de lo que logra obtener la madre de Frank, sin trabajo y con escasa ayuda de sus familiares, que no aprueban su matrimonio con un norirlandés. Los hermanos mayores, Frank y Malachy, comienzan a ayudar en lo que pueden, recogiendo trozos de carbón o madera de las calles, hasta que el joven Frank cae enfermo, con tifus y conjuntivitis. Poco después, la familia se ve obligada a abandonar su casa e irse a vivir con un familiar lejano que no siente ninguna simpatía por ellos. Frank consigue poco después sus primeros trabajos como repartidor de telegramas, y comienza a soñar con la posibilidad de volver algún día al lugar donde nació, los Estados Unidos. De hecho, el libro termina cuando Frank consigue ver cumplido este sueño, embarcándose para América a la edad de 19 años.

Lo es es la continuación de Las cenizas de Ángela. Cuenta la historia de Frank McCourt cuando tiene diecinueve años y marcha a Nueva York. Allí vive muchas experiencias y tiene que arreglárselas él solo para salir adelante. En el libro se cuentan los trabajos que tuvo que hacer, los cambios de piso frecuentes, las novias, la época en que tuvo que hacer el servicio militar, sus problemas de salud, las ganas que tenía de entrar en la universidad y el modo en que lo consigue finalmente, los reencuentros con su familia, los prejuicios que la gente tiene con él por ser irlandés y, en definitiva, todas sus aventuras en esta ciudad.

Escribió también otro libro autobiográfico de su etapa como profesor, titulado El profesor; y otro libro,un cuento de navidad, titulado Ángela y el niño Jesús.

Y después hicieron la pelicula, titulada Las cenizas de Ángela.  Personalmente, al igual que los libros, la pelicula también me gustó mucho.

Sin embargo, pese al éxito obtenido con sus libros autobiográficos, Frank McCourt continuaba con un inevitable atisbo de resquemor y amargura.  En una ocasión había dicho:

“Si no hubiera sido por el alcoholismo mi padre hubiera sido un padre perfecto y mi madre, que cantaba canciones de amor sobre él hasta cuando había poco dinero, hubiera sido feliz. Me atormenta pensar en las posibilidades de lo que hubiera podido ser”.





Michael…

26 06 2009

Jueves noche:  Zaragoza, cena de clase, noche en el casco, cierran los bares. Hala, a buscar a los pisotones para poder dormir en un lugar cubierto.  Vuelta hacia casa.  En el portal de una tienda, periódicos del nuevo día que pronto verá la luz.  Robamos un periódico y en la portada destacaba: Muere Michael Jackson.

“Nos vemos en julio” había dicho hace no mucho tiempo, anunciando una serie de conciertos para despedirse de su público.  No ha podido ser posible.

We are the world es una canción que compuso junto a Lionel Richie, que cantaron un gran número de artistas, y cuyos beneficios generados fueron destinados a una campaña humanitaria para intentar acabar con la tremenda hambruna en Etiopía.

Y cómo no paran de recordarnos en todos los medios de comunicación, terminaré con el “Ha muerto el hombre, pero ha nacido el mito”.





Silencio, brisa y cordura …

12 05 2009

Hoy ha muerto Antonio Vega.  Leyendo un periódico español para ver lo que ocurre por allí, he visto la noticia. Y minutos más tarde, me llegaba un sms al móvil diciéndome lo que acababa de leer (y ya de paso, confirmarlo para terminar de creérmelo).

Antonio_Vega_02

Llevaba toda la vida muriéndose y nadie se lo creía. Siempre estaba ahí, en la reunificación de Nacha Pop, en los discos de sus amigos, en homenajes de otros o para él, o en esas noches entre semana, solitarias y frías, en la sala Clamores de un Madrid que creció con él. Con su guitarra y su mirada escurridiza, veías que la vida se cebaba con Antonio un día sí y otro también, pero su música, su alma, ofrecía siempre la promesa de un lugar mejor, un sitio humano y eterno fuera de las drogas y los problemas, donde solo los sueños se hacen realidad. Era como una leyenda urbana, pero hoy la realidad ha pegado con toda su mala leche, con toda su insoportable verdad y crudeza. Antonio Vega, el autor de Chica de ayer, la canción de la movida, la de la generación del cambio y la democracia en España, se ha ido para siempre. […]

Antonio Vega creó en los años 80 uno de los grupos más conocidos de la Movida Madrileña: Nachapop.   Todo el mundo ha escuchado alguna vez en su vida “La chica de ayer”, la canción más popular de este grupo. En 1988 la banda se disolvió, y comenzó su carrera como solista. Carrera durante la cual compuso canciones que jamás olvidaremos. Debo nombrar El sitio de  mi recreo, Angel de Orión, Lucha de gigantes, Una décima de segundo, Se dejaba llebar por tí…

Tampoco olvidaré algunas de las versiones que hizo con otros grupos que me gustan. Como hablar con Amaral.  Que yo no lo sabía con Elefantes.

Y por supuesto, Desordenada habitación, con otro de los grandes: Enrique Urquijo.

Cuando murió Marga, su pareja, le dedicó un maravilloso disco, 3000 noches con Marga.

…Le debemos la melancolía. Ningún artista ha sabido expresar con tal economía de medios y acierto el poder redentor de la levedad del ser humano, de las relaciones de pareja o de los trenes que pasan sin avisar. La vida en estado puro. Cotidianidad y humanidad que revelaban a un músico con la varita de la genialidad.

Arte que se tocaba con las manos a finales de los setenta y buena parte de los ochenta al frente de Nacha Pop, junto con Nacho García Vega, Carlos Brooking y Ñete. Pero luego también en solitario en los noventa con trabajos delicados y bellísimos, perfeccionados hasta el detalle que le hicieron poco prolífico, como Océano de sol, Anatomía de una ola o De un lugar perdido. Incluso 3000 horas con Marga, ese homenaje de amor declarado y deprimido a la desaparecida Margarita del Río, su pareja, contienen momentos mágicos como ese Pasa el otoño.

Antonio nunca supo de modas ni tendencias. Antonio solo sabía de sí mismo, de sus fantasmas y el poder de escuchar a sus sentimientos. La sensibilidad estaba por encima de todo. Era la nota característica de su música. Con ella se podía ver llover, pasear por parques con hojas en el suelo o reír amargamente en complicidad cuando el mundo iba más deprisa que nosotros.

Superviviente y maldito. Chico triste y solitario. Te echaremos de menos. La música no será lo mismo en España sin ti. Chica de ayer fue votada en su día como la mejor canción española. Era un himno. Esa chica, querido Antonio, fue el sueño de todos nosotros. “Un día cualquiera no sabes que hora es / te acuestas a mi lado sin saber por qué / las calles mojadas te han visto crecer / y tú en tu corazón estás llorando otra vez / me asomo a la ventana eres la chica de ayer / jugando con las flores de mi jardín / demasiado tarde para comprender / chica vete a tu casa no podemos jugar”. Te has ganado el recreo. Adiós para siempre, con el corazón en lágrimas.

Una de las canciones de Antonio Vega que más me gusta es Días que no volverán, incluso si no es una de sus canciones más conocidas.  Por eso, es la canción de la cual  voy a dejar un video:

De vez en cuando siento
que puedo regresar tiempo atrás
Eramos jovenes los dos,
fue tan perfecto

Asi pasaban esos dias sin final,
Todo era un juego, no bajo el sol
A veces me parece
que nada tiene una razón

Días que no volverán
Que ya no puedo olvidar
El tiempo nos dejará una verdad
Estarás en mi para siempre

No puedo demorar
Las horas que se van
Quiero viajar atrás en ese viejo trén
una vez más

De nada sirve llorar lo que perdí
Mejor volver a encontrar lo que hay aquí
A vecés me quedo sin rumbo
Ese tiempo pasó, se esfumó…

Días que no volverán
Flotando en el aire se van
Pero hay ciertas cosas que no cambiarán
Estarás en mi por siempre

Días que no volverán
Que ya no puedo olvidar
El tiempo nos dejará una verdad
Estarás en mi para siempre

Hoy es un día triste para la música, pues se va un genio. Pero por suerte, como he leído en su foro,”durante tu marcha se te olvidó llevarte tus canciones contigo. Las disfrutaremos siempre ;)“. Siempre nos quedará escuchar una vez trás otra sus canciones.

Mil gracias por tus canciones, tristes y melancólicas, sí, pero son las que a mi me gustan.

Y hasta siempre.

(Y como él mismo cantó en el Romance de Curro “El Palmo”, de Joan Manuel Serrat…

Quizás fue la pena
o la falta de hierro.
El caso es que un día
nos tocó ir de entierro.
Pésames y flores,
y dos lagrimitas
que soltó la Patro
al cerrar la cajita…)





El maestro enseña a sus pupilos

4 05 2009

Es un depredador. Un tigre de bengala. Si ve una pieza, la caza. Siempre quiere demostrarse a sí mismo que tiene las garras intactas para vencer a cualquiera. Que su agilidad es la misma que hace doce años, cuando se adjudicó su primer Mundial, en 125. Hoy es más viejo, 30 años, y le cuesta más, pero no ha perdido esa turgencia de sus músculos para tumbarse con la moto y obtener unas milésimas de rédito en cada vuelta, en cada curva, en cada frenada. Rossi vio que Pedrosa se fugaba en solitario y se puso el mono de trabajo cualificado.
Primero superó a Lorenzo, luego adelantó a Stoner y, cuando calculó que Dani se encontraba a segundo y medio de distancia, atacó como si nunca hubiera ganado un campeonato. Y lleva ocho. Desde que presenció el colín de la Honda, supo que iba a vencer. Por eso es el mejor.

Superó a sus tres rivales

Es el número uno porque nadie es capaz de ver el bosque por encima de los árboles cómo él lo hace. Su manera de afrontar a Jorge y Casey para impedir la fuga definitiva de Dani fue magistral. Es el mejor porque su facilidad para dejar atrás a los oponentes no tiene parangón. Es el número uno porque sus interiores son inigualables. Da igual que enfrente se encuentren Lorenzo, Stoner o Pedrosa. Introduce la Yamaha en el sitio imposible y los deja pasmados. Es el número uno porque todos saben lo que va a hacer, cómo lo va a hacer y son incapaces de impedirlo. Es el mejor porque después de colocarse en cabeza sabe adquirir la ventaja suficiente para triunfar. Dani intentó seguirle y tiró la toalla. El ritmo era inaguantable.

Es el número uno porque corre como un robot y es un genio. Es difícil limar una centésima de segundo en cada giro sin morir de ansiedad. Lo consigue como si tuviera un reloj en la testa. La diferencia es que su reloj posee una maquinaria latina que inyecta toques de grandeza dentro de un crono perfecto.

Es el número uno porque ya escuchaba que no era el mismo, que no ganaba desde Malasia 08 y reaccionó con la confianza de los campeones. Puso el imperio en hora.
Es el mejor porque acumula 98 himnos en su honor y este domingo volvió a comentar que Giacomo debe reaparecer, porque su plusmarca está en vilo. Nadie se burló cuando en 2007 dijo que perseguía ese récord. Sus ironías las confirma con hechos. Es el número uno porque el campeonato gira en torno a lo que Valentino haga o no haga. Este domingo celebró su octavo éxito en la ‘catedral’, pero su leyenda no tiene fronteras.

Lorenzo se cayó al intentar alcanzar a Stoner para luchar por la tercera plaza. No hizo valer su ‘pole’. Rossi reaccionó al ver las orejas al joven lobo de Yamaha. Dejó claro que los chavales que pretenden su reino deberán sufrir para derrocarle. Es el número uno porque pelea solo ante el peligro. De la edad.