Enero

11 01 2011

He habitado en un nombre. De repente
la ciudad que me hizo se deshace,

excluye de su tiempo mi experiencia.
Nunca las calles nuevas son caminos,

sólo imágenes rotas, fortalezas,
edificios que guardan en sus ojos

órdenes de silencio. ¿Dónde estoy?
¿Son recuerdos heridos? ¿Y por dónde

corre el coche que acabo de comprarme?

Luis García Montero

Anuncios




Your clothes are still scattered all over our room….and there’s nothing that I wouldn’t do to be in your arms tonight

12 06 2010

He vendido mi alma dos veces al diablo,
por monedas de niebla y curso clandestino
en países que nadie se ha atrevido a fundar.

Un realista que vive el mundo de los sueños,
un soñador que quiere vivir la realidad.

Mal destino es el tuyo.
Así te va.

Luís García Montero





Mañana no será lo que Dios quiera

25 01 2010

Hace unos días volvió a venir a  Zaragoza mi poeta vivo preferido: Luís García Montero.

Ya lo había visto hace unos años, cuando vino a la presentación de uno de sus libros, Vista Cansada, y me encantó, así que volví a ir a verle sin dudarlo.

Y  me encantó de nuevo.

Volvió a dedicarme  otro de sus libros diciéndome que disfrutase de esas poesías con melancolía optimista.

Y la poesía por la que lo conocí es Aunque tu no lo sepas:

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminando
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos…

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.
Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.